Ya está aquí el segundo número de Alikindoi, dedicado a Almudena Grandes

Andábamos aún en la vorágine de la preparación del primer número de nuestra revista cuando nos golpeó la noticia, Almudena Grandes ha muerto.

Almudena, permítanme la licencia, esa voz que arropaba y a la vez imponía. Almudena, nuestra Almudena.  Hacía poco había estado releyendo La madre de Frankenstein y sus palabras casi aún me resonaban en la cabeza.

Al instante se forjó la idea que ya es realidad, el segundo número debía estar dedicado a su persona.

Almudena era y es necesaria, vamos, de los imprescindibles de Brecht. En estos días que parecen calcar aquellos otros del siglo pasado por esto del ser humano de repetir siempre los mismos errores en las mismas décadas de diversos siglos, los libros de Almudena, sus artículos, deberían ser nuestra biblia, lectura obligatoria en los colegios e institutos.

En este segundo número su voz ha llegado a cada palabra, implícita o explícitamente. Ha arropado cada idea, cada paso creativo.

Almudena ha aconsejado con su caminar, nuevas voces que nos acompañan, como la de Chari Gutiérrez al hablar de teatro desde su vivencia, que pedazo de actriz es.., o Alejandra Martínez, artista del collage, de la poesía, y de la vida en general. Nos ha traído editoriales nuevas como Aristas Martínez. Ha recordado que la memoria debe ser memoria también del presente como la del proyecto inclusivo Inclusión Man. Y nos ha hecho ver que los que nos acompañaron en el prime r número siguen siendo alikindoi puro, familia. Felipe Alcaraz, Capitán Swing, Enseñantes con gitanos, Salvador Navarro, Toni Esteban, Efraím Campos y nuestras dhakireñas, en este caso Eva García Sempere, y nuestro dhakireño maquetador, dibujante… Daniel González Rojas.

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.